Liquidación de Sociedades

Abogados expertos en Derecho Mercantil

¿Qué es una Liquidación de Sociedades?

De manera simplificada, la liquidación de sociedad se puede definir como aquel período que se inicia tras el acuerdo de disolución de la compañía y en el cual se enajenan los activos de ésta, se abonan las deudas pendientes y el saldo resultante se reparte entre los socios en función de su participación en el capital social.
Durán & Durán Abogados

Proceso de Liquidación de Sociedades

Una liquidación de sociedad se abre de manera automática al acordarse su disolución, disolución que deriva, bien de un acuerdo de la junta general, bien de la concurrencia de una de las causas por la que opera la disolución de pleno derecho:

  • Por el transcurso del término de duración fijado en los estatutos.
  • Por el transcurso de un año desde la adopción del acuerdo de reducción del capital social por debajo del mínimo legal como consecuencia del cumplimiento de una ley, si no se hubiere inscrito en el Registro Mercantil la transformación o la disolución de la sociedad, o el aumento del capital social hasta una cantidad igual o superior al mínimo legal.

Durante el periodo de liquidación de la sociedad, ésta conserva su personalidad jurídica si bien deberá añadir a su denominación la expresión ‘en liquidación’. La Junta General cesará a los administradores y nombrará a los liquidadores que serán los que representen a la compañía.

Función de la figura de Liquidador de Sociedades

Representar a la sociedad en todo el proceso de Liquidación y enajenar los bienes de la sociedad
Proceder a la confección de un inventario y balance de la sociedad referido al día de la disolución deben concluir las operaciones
Concluir las operaciones pendientes y realizar las nuevas que sean necesarias para la liquidación de la sociedad.
Percibir los créditos sociales y pagar las deudas.

Una vez realizadas todas las anteriores operaciones, los liquidadores deben presentar un balance final y hacer una propuesta de reparto del activo final entre los socios. Tras su aprobación por la Junta General, todo socio tendrá derecho a una participación en ese activo en función de su participación en el capital social salvo que en los Estatutos Sociales se haya acordado otra fórmula de reparto.

Una vez efectuado ese reparto y si no ha habido impugnaciones de este por parte de los socios, el liquidador debe proceder a otorgar e inscribir en el Registro Mercantil la escritura pública de extinción de la sociedad lo que supone el fin jurídico de la sociedad. Si aparecen activos o pasivos con posterioridad a la extinción, la ley prevé que los liquidadores puedan repartirlos o defender a la sociedad ante tal eventualidad.

En cualquier proceso de Liquidación de Sociedades se debe tener extremo cuidado en seguir el proceso correcto y cumplir con las normativas y leyes establecidas para el mismo.

Contactar con un experto






Nuestras sedes

Nuestras oficinas, repartidas por el territorio nacional, le darán el soporte y la confianza necesaria para afrontar cualquier caso.


Síguenos en Facebook

CONTACTO
Descargas