Según lo dispuesto en el artículo 29 de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 24 de noviembre de 1994, relativo al arrendamiento para uso distinto del de vivienda, todas las obligaciones y derechos inherentes a la condición de arrendador, en tanto no sean de tipo personal, se transmiten íntegramente a quien adquiere la finca vigente el contrato de arrendamiento (Sentencia núm. 368/2009 de 18 septiembre de la Audiencia Provincial de A Coruña (Sección 3ª) (JUR 2009\461752)).

Y, por su parte, en cuanto al arrendamiento de vivienda, el artículo 13.1 de la LAU determina que los derechos del arrendador a percibir la renta se extinguen desde el momento en que el bien arrendado pasa a ser de propiedad de otro, pudiendo continuar o no el arrendamiento según los casos pero siempre con diferente arrendador que será el nuevo propietario (STS de Sentencia núm. 414/2015 del Tribunal Supremo, de 14 julio (RJ 2015\3002)). 

Para que el propietario que venda una finca arrendada pueda reclamar las rentas vencidas y no satisfechas hasta el momento de la venta, ha de reservarse expresamente ese derecho, ese crédito, en el momento de la transmisión, en el momento de la venta de dicha finca.

En caso contrario, las rentas devengadas durante el período en que el vendedor ostentaba la condición de propietario y no pagadas por el arrendatario, pasarán a ser derechos del comprador, nuevo propietario, al igual que el resto de derechos derivados del contrato de arrendamiento.

14 abril, 2016

¿Puedo reclamar las rentas impagadas, que me debía el inquilino, tras haber vendido una finca arrendada?

Según lo dispuesto en el artículo 29 de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 24 de noviembre de 1994, relativo al arrendamiento para uso distinto del […]

Facebook

LinkedId