Receptación

Abogados expertos en Derecho Penal

El Delito de Receptación castiga a quien con ánimo de lucro y con conocimiento de la comisión de un delito contra el patrimonio o el orden socioeconómico, se aprovecha o beneficia de los efectos de este, o recibe, adquiere u oculta tales efectos. Ello siempre y cuando dicha persona no tenga responsabilidad penal por el delito previo.
Durán & Durán Abogados

La jurisprudencia frente al Delito de Receptación

A la hora de analizar los indicios para determinar si la persona podía conocer la existencia de ese delito previo necesario para la receptación, la jurisprudencia ha venido prestando atención a elementos como la inverosimilitud de las explicaciones aportadas sobre la tenencia de los bienes, el precio extremadamente bajo, la inexistencia de documentación acreditativa de la adquisición o la personalidad del vendedor y comprador.

Las cláusulas incluidas en un contrato que tengan la consideración de cláusulas abusivas son nulas, se tendrán por no puestas y no producirán efecto alguno.

Este delito, aunque pudiera tener similitudes, no debe confundirse con el delito de blanqueo de capitales.

Para que exista Delito de Receptación se exige que:

  1. Exista la comisión de un delito contra el patrimonio
  2. El autor de la receptación no haya participado en el delito precedente ni como autor ni como cómplice y sepa de la comisión de este delito
  3. Concurra una actuación del tercero de aprovechamiento para sí de los efectos del delito

Contactar con un experto






Nuestras sedes

Nuestras oficinas, repartidas por el territorio nacional, le darán el soporte y la confianza necesaria para afrontar cualquier caso.


CONTACTO
Descargas