Pensión de Alimentos, ¿hasta cuándo se debe pagar?

Expertos en Derecho de Familia
Durán & Durán Abogados

¿Hasta cuándo se debe pagar la pensión de alimentos?

Tras una crisis matrimonial o de pareja, los padres siguen teniendo obligaciones con sus hijos tal y como establece el artículo 92 de nuestro Código Civil.

Serán los padres de común acuerdo, o en su defecto un Juez, quien se pronuncie en todo caso sobre la contribución que cada progenitor tendrá que satisfacer en concepto de pensión de alimentos.

¿Qué entendemos por pensión de alimentos? Pues es todo aquello imprescindible para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica de nuestros hijos.

El Código Civil español no establece un límite temporal a la pensión de alimentos, simplemente incluye que la obligación termina cuando el hijo puede ejercer una profesión u oficio.

Actualmente es cada vez más frecuente que los hijos continúen su formación pasada la mayoría de edad, lo que incluye carreras o másteres y con ello la obligación de los progenitores a mantener esta pensión de alimentos, ya que, los hijos, aunque son mayores de edad, no trabajan y no pueden sostenerse económicamente por sí mismos. A esto hay que añadir que, tras la crisis económica sufrida en nuestro país, los hijos se independizan mucho más tarde y siguen conviviendo con los progenitores hasta pasados los 20 o 25 años.

Es llamativo el hecho, de que cada vez son más, los hijos que ni estudian, ni trabajan, y que, al ser menores de edad, o, al no tener recursos económicos siguen percibiendo esa pensión de alimentos por los padres, estos chicos son los también llamados “ninis”.

En este artículo vamos a tratar de aclarar hasta cuándo tiene usted como progenitor que pagar esta pensión de alimentos, o lo que es lo mismo, cuándo puede dejar de pagar la pensión de alimentos, sin tener consecuencias judiciales.

¿Cuándo se extingue?

Como hemos dicho, la pensión de alimentos se extingue por la mayoría de edad de los hijos, cuando finalizan su formación o están preparados para incorporarse al mercado laboral y ser económicamente independientes.

Pero, lamentablemente, no siempre depende de nosotros que nuestros hijos quieran estudiar o deseen realmente incorporarse al mercado laboral.

Recientemente, se han dictado dos sentencias por el Tribunal Supremo bastante esclarecedoras sobre los límites de la pensión de alimentos.

Así es el caso de D. Everardo que solicitó una modificación de medidas definitivas, en las que se acordaba entre otras cosas, una pensión de alimentos en favor de su hijo mayor de edad, que percibía esta pensión de alimentos por no haber accedido al mercado laboral y continuar con sus estudios, finalmente el Tribunal Supremo limita esta pensión a favor del hijo por “su falta de aprovechamiento en los estudios”, ya que, había llegado a suspender hasta en 4 ocasiones 2º de bachiller, en dicha sentencia se fija un límite temporal de 1 año para que el hijo pudiera adaptarse a la nueva situación.

Similar es el caso de Emilio, mayor de edad, cuyos padres estaban divorciados y él convivía con su madre. Emilio era un mal estudiante, terminó la ESO con 20 años, debido a su desidia con los estudios, y aunque ante la solicitud de cambio de medidas solicitada por su padre, se matriculó en un curso de formación profesional, no impidió que un Juez extinguiera la pensión de alimentos fijada, ya que, como dice la propia sentencia, Emilio tenía capacidades suficientes para completar su formación académica y no estaba dispuesto a su estudio y tampoco intentó una inserción laboral.

Por lo que podemos concluir, que, si su hijo ha mostrado una gran desidia en los estudios y no ha intentado en ningún momento incorporarse al mercado laboral, tienes mayores opciones para conseguir que un Juez extinga la pensión de alimentos.

¿Y en el caso de los hijos mayores de edad discapacitados?

El Tribunal Supremo fijó doctrina acerca de esta cuestión, y aunque bien es cierto que los discapacitados necesitan una mayor protección, no pueden equipararse a los hijos menores de edad, por lo que, para extinguir la pensión alimenticia en favor de su hijo, habrá que tener en cuenta circunstancias como: que viva o no aún en el domicilio familiar o que desarrolle o pueda desarrollar una actividad laboral.

¿Quién puede pedir la pensión de alimentos?

La legitimación para pedir la pensión alimenticia la ostenta el progenitor custodio con el que conviva el menor, uno de los deberes de los progenitores es representar a sus hijos y administrar sus bienes.

¿Y si es mayor de edad?

Mayor problemática nos encontramos para determinar la legitimidad si el hijo en cuestión ha alcanzado la mayoría de edad.

La jurisprudencia del Tribunal Supremo no presenta dudas de que la legitimidad para solicitar la pensión de alimentos a favor del hijo mayor de edad, así como atrasos y actualizaciones, corresponde al progenitor custodio, pero siempre y cuando convivan con él en el domicilio familiar.

¿Y si no puedo pagar la pensión de alimentos?

Los padres tienen la obligación de contribuir al sustento de sus hijos, sin que el divorcio separación o nulidad les eximan en sus deberes.

Aún así, es cierto que, el desequilibrio producido por un divorcio, los gastos que el mismo conlleva, así como, adaptarse económicamente a las nuevas circunstancias, puede producir que un progenitor no siempre pueda hacerse cargo de la pensión de alimentos de sus hijos.

Si no puede satisfacer la pensión de alimentos el Juez puede imponerle multas coercitivas para procurar que se paguen las mensualidades debidas, si aún así, sigue sin pagar la pensión el Juez puede decretar embargo de salario, bienes inmuebles, cuentas corrientes, etc.

Es necesario que tenga en cuenta que no solo puede enfrentarse a responsabilidades civiles, sino que también, a responsabilidades penales.

El artículo 227 del Código Penal establece que aquel que durante 2 meses consecutivos o 4 no consecutivos no satisfaga la prestación económica a los hijos establecida en convenio regulador o en resolución judicial será castigado con prisión de 3 meses a 1 año o multa de 6 a 24 meses.

Extinción de la pensión de alimentos por falta de relación entre padre e hijo

El artículo 152 de nuestro Código Civil nos da una lista donde se recogen las causas que suponen el de cese de la obligación de dar alimentos, entre estas causas no encontramos que la falta de relación paterno-filial sea una de ellas para cesar en dicha obligación.

Para poder extinguir esta pensión de alimentos por falta de relación entre uno de los progenitores y el hijo es imprescindible que se acredite que la responsabilidad no es imputable al progenitor, aun así, es complicado que se produzca una extinción de la pensión de alimentos por esta causa.

Si se encuentra en esta situación, no dude en ponerse en contacto con nosotros para que podamos analizar la viabilidad de su caso, y si corresponde solicitar judicialmente la extinción de la pensión de alimentos a favor de su hijo.

Reclamar pensión de alimentos

Si lo que necesita es reclamar una pensión de alimentos que ha sido impagada por el otro progenitor le recomendamos que, siempre que sea posible, intente llegar a un acuerdo mediante una negociación extrajudicial, será más sencillo para ambas partes y para el hijo en común.

Sin embargo, si esto no es posible, puede instar un procedimiento de ejecución ante el Juez que dictó la resolución judicial, o, interponer una denuncia por delito de impago de pensiones si el otro progenitor ha impagado la pensión durante 2 meses consecutivos o 4 no consecutivos.

Para estos trámites, es necesario la asistencia de abogado y procurador, por lo que, será recomendable que acuda a un abogado especializado en derecho de familia.

Contacta con un abogado

En Durán y Durán Abogados estamos continuamente a tu lado. Habilitamos la posibilidad de contratar nuestros servicios sin que te muevas de tu casa. Somos tus abogados de cabecera.







Nuestras sedes

Nuestras oficinas, repartidas por el territorio nacional, le darán el soporte y la confianza necesaria para afrontar cualquier caso.


Síguenos en Facebook

Descargas
Durán & Durán Gestoría