La Audiencia Provincial de Madrid estima el recurso y demanda de Durán & Durán Abogados contra BANCO SANTANDER, condenándole a devolver seiscientos mil euros  (600.000€), más intereses por la comercialización de valores Santander.  

22/01/2018- Madrid

La sección Novena de la Audiencia Provincial de Barcelona ha dictado una reciente sentencia de fecha 11 de enero de 2018, que estima el recurso de apelación interpuesto por DURAN & DURAN ABOGADOS, condenando a BANCO SANTANDER a devolver a un matrimonio (pintor y ama de casa) el importe de 600.000 euros invertidos en Valores Santander.

La sentencia estima acreditado que al comercializar dicho producto por primera vez a estos clientes, BANCO SANTANDER no entregó el tríptico ni folleto alguno, dado que el producto se colocó a dichos clientes el día 12 de septiembre de 2007 y, sin embargo, el folleto no fue aprobado por la CNMV hasta el día 19 de septiembre de 2007.

De igual modo, considera la sentencia que Banco Santander no acreditó entrega de documento informativo alguno, ni en tal fecha, ni en las posteriores adquisiciones.

Banco Santander alegó que las sanciones que le fueron impuestas por la comercialización de dichos productos había sido anulada por la Audiencia Nacional, pero la Sección Novena de la Audiencia Provincial de Madrid recuerda que pese a que una de las sanciones fue anulada, otra de las sanciones a Banco Santander fue confirmada, por la comisión de una infracción muy grave, al incumplir lo establecido en “los artículos 70 quáter (conflicto de intereses) y 79 bis (deber de mantener informados adecuadamente a sus clientes) de la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores, en relación con el incumplimiento de algunas de las obligaciones que regulan la relación entre Banco Santander, S.A. y su clientela respecto del producto «Valores Santander», entre ellas la obligación de recabar de sus clientes información sobre sus conocimientos y experiencia en el ámbito de inversión correspondiente al tipo concreto de producto o servicio ofrecido.

También se señala en la sentencia que el hecho consistente en que los clientes hubiesen ostentado en algún momento cargos en la Administración de algunas empresas, dedicadas a negocios ajenos a inversiones mobiliarias o al mercado financiero o hayan suscrito productos financieros no puede servir para, por este simple hecho, atribuirles experiencia inversora.

Finalmente, la Sala no comparte las alegaciones de la entidad financiera relativas a que ninguna complejidad presentaba el producto, porque se trataba de valores convertibles en acciones, y por tanto, sometido a los riesgos propios de fluctuación de la mismas, porque ni se vendieron como “acciones”, ni se comercializó como producto complejo y de alto riesgo, que implicaba la adquisición forzosa de una acciones del banco cuyo valor no iba a coincidir con el importe invertido, de lo que no consta que se advirtiese al cliente.

No se aporta prueba alguna de la que deducir o presumir que los clientes fuesen informados de lo que “sucede antes del canje”, dejándoles claro que las acciones que van a recibir no tienen por qué tener un valor equivalente al precio al que compró los valores, ni se evidencia que fueran informados clara y precisamente de la dinámica operativa del producto.

 

La sentencia concluye:

“A consecuencia del incumplimiento del deber de información los apelantes prestaron su consentimiento sin estar debidamente informados sobre la naturaleza, características y los riesgos del producto, incurriendo en error esencial y excusable que vició el consentimiento al suscribir las operaciones objeto de autos (artículos 1.265, 1.266 y 1.300 del Código civil), que han conllevado un grave perjuicio económico…”

 

El fallo de la sentencia es el siguiente:

“DEBEMOS ESTIMAR Y ESTIMAMOS el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de ………………..contra la Sentencia dictada con fecha 16 de mayo de 2.017, por la Ilma. Sra. Magistrada del Juzgado de 1ª Instancia nº 48, de Madrid, en los autos de juicio ordinario 593/16, y en consecuencia, REVOCAMOS la citada resolución, que dejamos sin efecto, y en su lugar, se estima la demanda presentada por …………  contra la entidad BANCO DE SANTANDER S.A., y en consecuencia:

1º.- Se anula por causa de error que vicia el consentimiento prestado por los actores las cinco órdenes de compra de fechas 12 y 21 de septiembre de 2.007, y de 18 de enero, 28 de mayo y 2 de julio de 2.008, por valores de 400.000 Euros, 200.000 Euros, 8.765,50 Euros, 18.861,20 Euros y 12.925,50 Euros.

2º.- Se condena a la demandada a devolver a los demandantes el importe de cada una de tales adquisiciones, más los gastos devengados en la adquisición en mercado secundario, más el interés legal devengado por tales importes desde la fecha de su abono tras la firma del contrato, debiendo restituir los actores al banco demandado los intereses que como remuneración percibieron durante la vigencia de los ” Valores Santander” y hasta su vencimiento el 4 de octubre de 2012, más los intereses legales de cada uno de los abonos, debiendo a su vez restituir las acciones del “Banco Santander, SA” por las que se canjearon los valores a fecha de su vencimiento, o, en su caso, el precio obtenido por la venta de las acciones de haberlas enajenado; y todo ello, con expresa imposición de las costas generadas en la primera instancia a la entidad demandada.”

 

 

————————————————————

Para más información contacta con nosotros:

Mail: aduran@duranyduranabogados.com

Tf: 900833020

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 1 =

Facebook

LinkedId