Miguel Durán defiende a sus clientes que quieren denunciar la quiebra del Banco Popular